Meditaciones de Fe – Manejo de la Angustia (Parte 4) – El Toque de Su Diestra

English version.

Esta reflexión es acerca de mi cita para la biopsia del hígado. Fue un procedimiento guiado por ultrasonido y con sedación local. Ese día fue un poco agotador porque luego me colocaron el “port” por donde recibo las infusiones de quimioterapia.  

El Toque de Su Diestra

Era la mañana de la biopsia del hígado. Estaba en la camilla y entró el doctor a explicarme el procedimiento. También entró la enfermera que me acompañó toda esa mañana. Mientras el doctor desinfectaba el área de la intervención ella comenzó a tocar suave y rítmicamente mi brazo izquierdo con su dedo índice. Luego me dijo: “Esta primera parte puede ser la más molestosa pero no te asustes, mejor concéntrate en el toque de mi mano”. Y eso hice.
 
Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás; Contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano, Y me salvará tu diestra.” (Salmo 138:7)


Me encanta la seguridad del salmista. Para él, estar en angustia sólo significaba una cosa: la oportunidad de ser vivificado por el Señor. La palabra original para vivificar se refiere a sostener la vida; revivir o preservar la vida de una enfermedad, del desaliento, de lo que nos hace desfallecer, o hasta de la misma muerte. Luego el salmista hace referencia a la diestra del Señor. Y en la Palabra hay muchos versículos que se refieren a la diestra del Señor:

Salmo 18:35 – la diestra del Señor sostiene

“Tú me has dado también el escudo de tu salvación; tu diestra me sostiene, y tu benevolencia me engrandece”

Salmo 20:6 – la diestra del Señor tiene poder para salvar

“Ahora sé que el Señor salva a su ungido; le responderá desde su santo cielo, con la potencia salvadora de su diestra”

Salmo 118:15 – la diestra del Señor es hábil y eficiente

“…la diestra del Señor hace proezas”

Salmo 118:16 – la diestra del Señor es sublime

Y lo que tenemos que recordar es que a la diestra del Señor está Jesús. El, siendo Dios, se humilló hasta lo sumo para salvarnos. Pero luego de su victoria en la Cruz también fue exaltado hasta lo sumo y ahora tiene todo poder y autoridad. ¿Qué hace Jesús a la diestra de Dios?
1. Intercede por nosotros. El no está desinteresado de nuestros asuntos. Es nuestro abogado, el que habla a nuestro favor. (Romanos 8:34, 1Juan 2:1)
2. Reina sobre todo principado y potestad. Todo lo creado está sujeto a su autoridad y dominio (Efesios 1:20-22)
3. Sustenta todas las cosas con su palabra poderosa. (Hebreos 1:3)
Todo lo que dice el Antiguo Testamento de la diestra del Señor lo podemos decir de Jesús. El sostiene, El salva, El hace proezas, El es sublime. Y asombroso es saber que en su gracia también es “Emmanuel”, Dios con nosotros.

¡El que sostiene desde un átomo hasta las galaxias está con nosotros!

¿No crees entonces que puede sostener tu mundo? ¿No crees que puede sostener tu vida? ¿No crees que puede sostener tu corazón? ¿No crees que puede vivificarte en medio de la angustia? ¿No crees que ese consuelo divino es suficiente?

Cuando las circunstancias atemorizan; cuando los procesos son dolorosos; cuando el futuro es incierto, no te concentres en lo temporal. Mejor concéntrate en Aquel que sostiene TODAS las cosas. Mejor concéntrate en el toque de Aquel que está sentado a la diestra de Dios y que ahora mismo está hablando a tu favor.

Becky

Todos los derechos reservados. Rebecca Parrilla April/2015.