Meditaciones de Fe – Efectos Secundarios (Parte 3) – "Chemo Brain"

“Chemo head…chemo brain”

 

Estamos como Olaf, el de lal película “Frozen”, cantando: “In summeeeeer!!!!”
We are like Olaf, the Frozen movie character, singing: “In summeeeeer!!!”
 

Go to English version

 
 
Esta reflexión fue escrita para el blog de la Iglesia AMEC: Casa de Alabanza, Canóvanas, PR (www.ameccda.org). Efectos Secundarios Parte 3.
 
 
El “chemo brain” es real. Por años la gente con cáncer ha mencionado la “confusión mental”  que sufren antes,  durante o despúes del tratamiento de cáncer. Aunque se desconocen las causas exactas, a ese estado se le conoce como “chemo brain”. Algunos ejemplos que he experimentado son: olvido de cosas que normalmente no tenía problema en recordar, dificultad recordando detalles, dificultad para concentrarme  (me tardo “años luz” resolviendo un sudoku) y dificultad para hacer más de una cosa a la vez. Tengo la sospecha de que estoy describiendo un día común y corriente de algunas personas (ja, ja, ja), pero lamento decirles que si no están en tratamiento de quimioterapia no pueden llamarlo “chemo brain”. Sin embargo, el “gospel brain” debe ser algo real para todos.
 
Dice Romanos 12:1-2 (NVI): “Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.”
 
En primer lugar, el “gospel brain” nos concentra en Dios y no en nosotros. Cualquier acto de nuestra parte es el resultado de la misericordia de Dios. Nosotros NO somos los protagonistas de la historia. Si nuestras luchas, pruebas, éxitos, fracasos, sueños y metas se tratan exclusivamente de nosotros no estamos experimentando los efectos secundarios del evangelio.
 
En segundo lugar, nuestra vida debe ser un acto de adoración espiritual. Esto no es un sacrificio por  nuestros pecados porque ya el sacrificio de Cristo fue suficiente. Se trata de modelar con nuestra vida la misericordia de Dios. La ofrenda no es santa y agradable a Dios porque nuestras vidas sean perfectas o porque nuestros cuerpos estén sanos. Es una ofrenda santa y agradable si usamos todo nuestro “cuerpo como un instrumento para hacer lo que es correcto para la gloria de Dios.” (Romanos 6:13, NTV).
 
En tercer lugar, la batalla entre amoldarnos al mundo actual o experimentar metamorfosis (transformación) se da en nuestros pensamientos. Antes de ¿cómo me siento? es ¿cómo pienso? La lucha más grande contra el cáncer es la lucha con los pensamientos que llegan cada día con el cáncer. La llegada es inesperada, variada y cruel. No ocurre todos los días a la misma hora, ni de la misma forma pero inevitablemente, todos los días se asoma algún pensamiento que me causa problemas. Todos tenemos pensamientos que nos causan problemas. Todos los días somos bombardeados con el patrón de pensamiento de este siglo: “haz lo que quieras”, “lo más importante es ser feliz”, “todo se trata de ti mismo”,  “después que no le hagas daño a alguien”, etc.
 
Esa batalla no se gana con pensamientos positivos o siguiendo una serie de pasos. Esa batalla se gana en un lugar y haciendo una sola cosa: “Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.” (2 Corintios 3:18, LBLA). La gloria del Señor es Jesús. Mirando cada día a Jesús somos transformados a su imagen y renovados en nuestra mente. Pero esa transformación tampoco es obra de nosotros, es obra de su Espíritu.
 
No hay manera que por mis propias fuerzas y con mi “Becky brain” yo considere este cáncer como algo bueno, agradable y perfecto. Siempre habrá alguna situación que difícilmente podremos ver como parte de una voluntad de Dios buena, agradable y perfecta. Pero el “gospel brain” dice: concéntrate en la misericordia de Dios; ríndete por completo para la gloria de Dios; no dejes que el patrón de pensamiento de este siglo te de forma; contempla a Cristo y se transformado por su Espíritu.
 
Becky
 
 
All rights reserved. Rebecca Parrilla. June/2015

2 thoughts on “Meditaciones de Fe – Efectos Secundarios (Parte 3) – "Chemo Brain"

  1. Mayra Ortiz says:

    Realmente sólo quien ha transitado por este camino sabe lo que significa esa batalla mental que a diario enfrentamos los que hemos tenido cancer. Ciertamente como bien menciona Becky es inevitable pues nuestra parte humana es decir la razon esta ahi pero la diferencia la hace uno mismo. Hora de tomar una decision, o le hago caso a los pensamientos y me dejo ir sucumbiendome en un abismo de terror, soledad y confusion o los rechazo y aun aceptando la realidad de mi situacion decido llenar mi mente y corazon de las promesas que Dios tiene para mi y declarar que soy vencedora porque Jesus ya vencio en la cruz y estar confiada y creyendo de que mi vida le pertenece a Él y que cumplirá su plan

    Like

Comments are closed.