Meditaciones de Fe – Efectos Secundarios (Parte Final) – Efecto Acumulativo

La vida sigue…verano, escuela bíblica de vacaciones, citas médicas, diversión
Life goes on…summer, vacation bible school, medical appointments, fun

6 tratamientos/6 rounds of treatment

 

Go to English version


Esta reflexión fue escrita para el Blog de la Iglesia AMEC: Casa de Alabanza, Canóvanas, PR (www.ameecda.org)

La quimioterapia tiene un efecto acumulativo. Por esa razón algunos efectos secundarios empeoran con cada ciclo. También es posible que algunos síntomas permanezcan por un periodo de tiempo aunque se haya descontinuado un medicamento. De igual forma, el evangelio debe tener un efecto acumulativo.

26 Aquéllos fueron a ver a Juan (El Bautista) y le dijeron:—Rabí, fíjate, el que estaba contigo al otro lado del Jordán, y de quien tú diste testimonio, ahora está bautizando, y todos acuden a él.27 —Nadie puede recibir nada a menos que Dios se lo conceda —les respondió Juan—. 28 Ustedes me son testigos de que dije: “Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de él.” 29 El que tiene a la novia es el novio. Pero el amigo del novio, que está a su lado y lo escucha, se llena de alegría cuando oye la voz del novio. Ésa es la alegría que me inunda. 30 A él le toca crecer, y a mí menguar.” (Juan 3:26-30, NVI)

¿Cómo se llega a esa aseveración? ¿Quiénes son los que dicen: “A él le toca crecer y a mí menguar?

  1. Los que saben que el plan de Dios es que Jesús ocupe el centro. Juan el Bautista le decía a sus discípulos que no se preocuparan, que todo provenía de Dios y que lo que estaba ocurriendo era exactamente parte del plan. Cuando el evangelio tiene un efecto acumulativo podemos leer correctamente las circunstancias. En vez de competencia, planes frustrados, imposibilidades, caminos sin salida o  puertas cerradas vemos la gracia de Dios…no podemos recibir algo si El no lo concede. Vemos a Jesús ocupando el centro de importancia. Ese es el plan.
  2. Los que escuchan y estiman Su voz por encima de las otras voces. Todos los días mi voz quiere competir con la voz de Jesús. La voz de mis miedos, la voz de mis deseos, la voz de mis prioridades, la voz de mis dudas, la voz de mi desesperación, la voz de mis angustias, la voz de mi auto-justicia, etc. Pero para que haya un efecto acumulativo tengo que escuchar y hallar deleite en escuchar Su voz por encima de mi voz. La voz de Dios es revelada en Su Palabra.
  3. Los que saben que el gozo supremo es que El crezca y reciba la gloria. Yo tengo muchísimos deseos de vivir y cada día veo el rostro de 3 razones importantísimas para seguir aquí. Pero he sido confrontada con la realidad de que si sólo quiero vivir para mí y mi familia, por más noble y justo que parezca, no estoy experimentando los efectos secundarios del evangelio. El gozo supremo es vivir cuando Jesús crece y nosotros menguamos…aún cuando eso signifique tener cáncer.

Esta quimioterapia me dejó sin cabello, sin uñas, con un par de libras menos, y con unos cuantos dolores. Pero sobre todo me dejó un gran reto, si seré de los que viven diciendo: “A él le toca crecer, y a mí menguar”.

Les dejo con una de las canciones que más he cantado en estos últimos meses (por no decir a diario):

Jesús en el Centro
(
Darlene Zschech/Israel Houghton)

El centro de todo eres Jesús
El centro de todo eres Jesús
Desde el principio y hasta el fin
Tú has sido y siempre serás Cristo, Cristo

Tú eres el centro
Nadie importa más que tú
Todo el universo
Gira en pos de ti Jesús
De ti Jesús

De mi ser hasta el cielo
Cristo se el centro
Mi vida eres tú
Sí mi vida eres tú

All rights reserved. Rebecca Parrilla (July/2015)