Ser mamá…por fe y sin miedo

“Fue por la fe que cuando nació Moisés, sus padres lo escondieron durante tres meses. Vieron que Dios les había dado un hijo fuera de lo común y no tuvieron temor de desobedecer la orden del rey.” (Hebreos‬ ‭11:23‬ ‭NTV‬‬).

La Biblia relata que Moisés nació en un ambiente extremadamente hostil. El faraón había ordenado que todo niño israelita fuera echado al río Nilo al nacer. Pero los padres de Moisés tomaron medidas extraordinarias. Escondieron a un niño recién nacido…tal vez un bebé que lloraba mucho, con toda probabilidad un bebé que dormía por el día y se despertaba por las noches, puede ser que tomando precauciones adicionales contra algún vecino curioso, o repitiéndole al hermanito indiscreto que guardara el secreto…todo esto por 3 largos meses. Este versículo aclara que ellos no escondieron a Moisés porque tuvieran miedo sino porque NO tuvieron miedo. Porque vieron lo que Dios vio. El libro de los Hechos añade que cuando Moisés nació “era hermoso a la vista de Dios…” (Hechos‬ ‭7:20‬ ‭LBLA‬‬). Los padres de Moisés pudieron ver el propósito de Dios en su propia casa. Y lo que vieron con los ojos de la fe fue más real e irresistible que la amenaza, la poca probabilidad de éxito y el riesgo a tomar.

Muchas veces como padres cristianos actuamos motivados por el miedo más que por la fe. Privamos a nuestros hijos de ciertas vivencias por miedo. Seleccionamos ciertas experiencias educativas por miedo. Hablamos ciertos temas por miedo. Pero me parece que somos llamados a criar a nuestros hijos como producto de la fe. Haciendo lo que tenemos que hacer pero confiando que sólo Dios puede salvar a nuestros hijos. No temiendo la “agenda del faraón”. Creyendo que Dios cumple sus propósitos en los escenarios más hostiles. Criando como para el Señor y no para nuestro ego o reputación. Viendo con los ojos de la fe…más allá de los pañales sucios, los diagnósticos, las habitaciones desordenadas, las tareas escolares, o el desempeño en las actividades extra curriculares…lo hermoso que ya Dios ha visto en la vida de los nuestros.

El énfasis de todo este capítulo no son los “actos heroicos” de “grandes hombres y mujeres” sino el hecho de que todas esas acciones (las singulares y las cotidianas) fueron producto de la fe. Por eso cada relato comienza con la frase “fue por la fe”. Quizás no vemos claramente cuál es el “acto heroico” que nos toca. Quizás la mayoría de los días no nos sentimos como los “grandes hombres y mujeres” de este capítulo porque la maternidad puede enseñarnos mucha humildad y trae consigo una larga lista de cosas que no sabemos hacer. Pero el énfasis sigue siendo en el “fue por la fe”; fe en la promesa que tenemos en Cristo: “Y Dios puede hacer que TODA gracia abunde para vosotros, a fin de que teniendo siempre TODO lo suficiente en TODAS las cosas, abundéis para TODA buena obra;” (2 Corintios‬ ‭9:8‬ ‭LBLA‬‬). Definitivamente, ese “todo” incluye ser mamá y la capacidad de actuar por fe y sin miedo. 

Becky Parrilla

Rebecca Parrilla. All rights reserved. May/2017.

2 thoughts on “Ser mamá…por fe y sin miedo

  1. Clary Castillo says:

    Hola amada aun sin conocerte personal me siento tan identificada y cercana a ti no sabes .
    Me encantaria intercambiar vivencias ,compartir fuerzas y que esa hermosa forma de ver la vida la pueda ver en mi tambien .
    Te bendigo hasta el cielo me encantaria que nos mantuvieramos en contacto si es no molestia con muchoo respeto Clary

    Liked by 1 person

  2. Migdalia Ortiz says:

    Gracias a Dios por tu vida y por que Su Palabra a través de ti es como un manantial en momentos en que podamos dudar si estamos haciendo lo correcto. Permitiendo al Padre que nos guíe y con nuestra fe puesta en él, Todo es posible para q se cumpla Su propósito en nuestros hijos y nosotras mismas. DTB

    Liked by 1 person

Comments are closed.