Todo lo demás 

La semana pasada el sermón que se predicó en la iglesia fue acerca de Romanos 8:31-32. El mensaje era sencillo y poderoso, Dios está por nosotros y lo sabemos porque nos dio a su hijo. Y aunque éste es un capítulo que se ha vuelto muy cercano a mi corazón en los últimos años y lo leo con bastante frecuencia, las palabras del verso 32 quedaron grabadas en mi mente ese día.

Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás?” (‭‭Romanos‬ ‭8:32‬ ‭NTV‬‬)

Y es que es demasiado fácil tropezar con la frase “todo lo demás”. Porque quizás ahora mismo al leerla vino a tu mente la petición sin contestar, el problema sin resolver, la puerta que no se abre, la confirmación que se tarda, el milagro que no llega, el sueño roto, el momento en dónde se supone que todo da un giro de 180 grados pero que cada vez parece más imposible y…todo lo demás. Pero este mismo capítulo nos provee muchos ejemplos de ese “todo lo demás” que Dios ha prometido (te invito a leer el capítulo completo).

Ver 1-8 – Nos dio a Cristo y nos dará todo lo demás en la lucha contra el pecado. 

Dios nos ha dado poder para ser libres del dominio del pecado. Todo lo que necesitamos para vivir una vida de rectitud (2 Pedro 1:3), todo lo que necesitamos para agradar a Dios, todo lo que hace falta para vivir como Dios manda, nos ha sido dado. 

Ver 9-11 – Nos dio a Cristo y nos dará todo lo demás para la vida nueva. 

Nos ha dado Su Espíritu que vive en nosotros y nos vivifica. Es por el poder del Espíritu que podemos hacer morir la vieja naturaleza con sus pensamientos y actitudes corrompidas como dice Efesios 4. 

Ver 14-16 – Nos dio a Cristo y nos dará todo lo demás para que nos sepamos sus hijos. 

Dios nos ha dado la convicción por medio de su Espíritu de que fuimos adoptados. Dios es nuestro “Abba Padre”. Podemos vivir lo que sea sin sentirnos abandonados. Podemos aceptar lo que venga de la mano de Dios sabiendo que El es un buen padre que da buenas dádivas a sus hijos y que hace que todas las cosas cooperen para Su gloria y nuestro bien eterno. 

Ver 23 – Nos dio a Cristo y nos dará todo lo demás mientras esperamos la gloria venidera. 

Nos ha dado su Espíritu como un anticipo de la gloria futura que hemos de disfrutar. Quizás ahora parece que los malos ganan, que la injusticia prevalece, que las enfermedades tienen la última palabra. Pero un día todo, absolutamente todo, será como debe ser. Estos versos dicen que la misma creación espera con ansias lo que viene. La poderosa vida en el Espíritu que vivimos aquí es sólo una “probadita” de lo que ha de venir.

Ver 23-24 – Nos dio a Cristo y nos dará todo lo demás para no perder la esperanza. 

Es Dios mismo quien nos ha dado esperanza. No sólo nos salvó sino que sembró en nosotros esperanza y esperanza que no avergüenza por medio del amor derramado en nuestros corazones por su Espíritu como dice Romanos 5:5. 

Ver 26 – Nos dio a Cristo y nos dará todo lo demás en las debilidades del presente. 

Nos hado su Espíritu para que nos ayude en la debilidad de hoy y para que interceda por nosotros cuando no sabemos qué es lo que Dios quiere que le pidamos en oración. Es Dios orando en nosotros y por nosotros. 

Ver 29-34 – Nos dio a Cristo y nos dará todo lo demás para nuestra salvación. 

Nos ha dado la seguridad de que El es el autor, consumador y sustentador de nuestra fe y salvación. Nos llamó cuando estábamos muertos en pecado, nos reconcilió por medio de la sangre de Jesús, nos libra de acusación y condenación, y nos salva perpetuamente, (como dice Hebreos 7:25) porque intercede por nosotros para siempre.

Ver 31-39 – Nos dio a Cristo y nos dará todo lo demás en su amor. 

Nos ha dado su amor que es fuerte porque nuestro amor es frágil. Un amor que es más fuerte que la vida, la muerte, lo sobrenatural, lo bueno, lo malo, los temores de hoy, las preocupaciones del mañana, cualquier poder en lo alto o lo profundo y todo lo demás. Estos versos cubren todas las posibles circunstancias de nuestra vida.

¿Por qué te abates o alma mía? Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás? 

Dios nos dio a Cristo y nos ha dado “todo lo demás” que necesitamos para permanecer, vencer, creer, esperar, actuar, crecer, decidir, avanzar, y resistir. Dios nos dará “todo lo demás” para llegar al final. ¡Aleluya!

Becky Parrilla. All rights reserved. February/2018

4 thoughts on “Todo lo demás 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s