La gente de fe también se muere

Hoy, en Puerto Rico, están despidiendo los restos mortales de Keylla Hernández, una querida periodista que murió de cáncer del pulmón (Stage 4) el pasado lunes 31 de diciembre. Ella fue diagnosticada en el 2015 como yo y siempre estuve muy identificada con su proceso como madre joven. Les confieso que cuando supe la noticia sentí un nudo en el estómago y todavía, 3 días más tarde, no me recupero del dolor de estómago. Ella fue el “poster child” de energía, fe y deseos de vivir.

Anoche me quedé dormida leyendo Hebreos 11, el capítulo de los héroes de la fe. Ese capítulo muestra al menos 3 grupos (en esta nota sólo voy a mencionar 2):

(1) los que por la fe recibieron aquí las promesas:

“Por la fe conquistaron países, impartieron justicia, recibieron lo que Dios había prometido, cerraron la boca de los leones, apagaron fuegos violentos, escaparon de ser muertos a filo de espada, sacaron fuerzas de flaqueza y llegaron a ser poderosos en la guerra, venciendo a los ejércitos enemigos.” (Hebreos‬ ‭11:33-34‬ ‭DHH)

(2) los que por la fe no recibieron aquí las promesas pero supieron vivir:

“Todas esas personas murieron sin haber recibido las cosas que Dios había prometido; pero como tenían fe, las vieron de lejos, y las saludaron reconociéndose a sí mismos como extranjeros de paso por este mundo…pero ellos deseaban una patria mejor, es decir, la patria celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de ser llamado el Dios de ellos, pues les tiene preparada una ciudad.” (Hebreos‬ ‭11:13, 16‬ ‭DHH)

La gente de mucha fe también se mueren. Es un daño a los familiares y al legado de una persona que batalló con una enfermedad asumir que si no recibió la completa sanidad aquí hubo algo malo con su fe o no tuvo suficiente fe. Saber por qué algunos reciben las promesas aquí y otros mueren viéndolas de lejos y saludándolas es un misterio de la soberana voluntad de Dios que con nuestra mente finita no nos toca explicar ni podemos entender. Pero a la misma vez es una gran fuente de consuelo. El hecho de que Sus propósitos estén ocultos o desconocidos para nosotros no significa que no existan.

Ahora bien, esos versos también dicen que por la fe no sólo se saludan las promesas sino que por la fe se desea algo mejor. Por la fe uno vive como extranjero sabiendo que este mundo no es el destino final y que desear a Dios mismo es más importante que desear la sanidad o cualquier otra promesa. Según el texto, Dios se siente orgulloso de ser el Dios de los que viven así. ¿Te imaginas? Escuchar a Dios decir algún día: “Me siento orgulloso de ser el Dios de ___________ (inserta tu nombre)”. Para eso hay que vivir viendo de lejos las promesas, saludándolas pero deseando lo verdaderamente mejor.

Becky Parrilla

All rights reserved. Rebecca Parrilla, January/2019

#BeckyParrilla #LouderAndStronger #AltoYFuerte

One thought on “La gente de fe también se muere

  1. Juan C. Montalvo Cedeño says:

    Distinguida sierva:
    Leo algunos de tus escritos muy gratos al corazón. QueDios siga derramando inspiración en tus escritos. Que Dios te guarde junto a la familia.

    kachomontalvocedeño

    El ene. 3, 2019, a la(s) 11:30 a. m., Louder And Stronger – becky parrilla <comment-reply@wordpress.com> escribió:

    louderandstronger posted: ” Hoy, en Puerto Rico, están dando cristiana sepultura a Keylla Hernández, una querida periodista que murió de cáncer del pulmón (Stage 4) el pasado lunes 31 de diciembre. Ella fue diagnosticada en el 2015 como yo y siempre estuve muy identificada con su”

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s