Cómo y Cuánto te Duele

Eso del dolor es un misterio. Podemos sufrir una herida similar, o atravesar la “misma experiencia” pero nunca sabremos exactamente cómo y cuánto le duele al otro. Lo más que podemos tener es una referencia.

Estuve en una cita médica esta semana en el hospital pediátrico con mi hijo y en cada cubículo hay una gráfica para evaluar la escala de dolor en los pacientes. Se observa su capacidad de ser consolado, su llanto, nivel de actividad, extremidades y expresiones faciales. Mientras lo observaba recordé este salmo. El salmista estaba en “most pain” (Salmo 77:1-4)

Llanto

“Clamo a Dios; sí, a gritos; ¡oh, si Dios me escuchara!”

Extremidades

“Toda la noche oré con las manos levantadas hacia el cielo,”

Capacidad de ser consolado

“pero mi alma no encontró consuelo.”

Expresión facial

“Pienso en Dios y gimo, abrumado de tanto anhelar su ayuda.”

Nivel de actividad

“No me dejas dormir; ¡estoy tan afligido que ni siquiera puedo orar!”

Pero el salmo termina con expresiones de alabanza (ver 13-20).Entre ambos escenarios están estos versículos: “Pero después me acuerdo de todo lo que has hecho, oh Señor; recuerdo tus obras maravillosas de tiempos pasados. Siempre están en mis pensamientos; no puedo dejar de pensar en tus obras poderosas.” (Salmos‬ ‭77:11-12‬ ‭NTV‬‬)

El salmista recordó la liberación de Egipto. ¿Cuál es la obra maravillosa de Dios que tú y yo tenemos que recordar?

“Fue despreciado y rechazado: hombre de dolores, conocedor del dolor más profundo. Nosotros le dimos la espalda y desviamos la mirada; fue despreciado, y no nos importó. Sin embargo, fueron nuestras debilidades las que él cargó; fueron nuestros dolores los que lo agobiaron. Y pensamos que sus dificultades eran un castigo de Dios; ¡un castigo por sus propios pecados! Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones y aplastado por nuestros pecados. Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz; fue azotado para que pudiéramos ser sanados.” (‭‭Isaías‬ ‭53:3-5‬ ‭NTV‬‬)

El varón de dolores, el conocedor del dolor más profundo, sabe exactamente cómo y cuánto te duele. No lo tienes que convencer de que te duele. No te tienes que frustrar explicándole cómo te duele. El sabe…y con Su dolor en la cruz aseguró tu salvación y sanidad.

Becky Parrilla. All rights reserved (April/2019)

#BeckyParrilla #LouderAndStronger #AltoYFuerte

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s